Blog

Entrevista a Pepita Marín Rey-Stolle, CEO de We Are Knitters

Con una facturación de más de 10 millones de euros en 2020 y presencia en doce países, nadie puede dudar del gran éxito que We Are Knitters, iniciativa de la madrileña Pepita Marín, ha tenido en el mundo. Un proyecto nacido hace apenas una década cuando esta emprendedora supo transformar un premio de 10.000 que la Universidad ICADE le otorgó por su idea, en una compañía internacional del alto alcance. Marín, graduada en Administración y Dirección de empresas, con mención internacional por la Universidad Pontificia de Comillas y la Management School de Reims (Francia), arrancó con su iniciativa con tan solo 23 años en compañía del Co-fundador y Director Creativo de WAK, Alberto Bravo. Nombrada por la revista Forbes como una de las 30 personas de menos de 30 años más influyentes de España en 2018, Marín ha recibido múltiples galardones, como el Premio Princesa de Girona 2020, y fue seleccionada en 2019 por Endeavour España como emprendedora de alto impacto. Y todo gracias a una visión, una intuición y un gran impulso emprendedor.

NOTA: Esta es una entrevista compartida con La Voz de las Costureras, web especializada en información sobre craft textil. Para ver el comienzo de esta entrevista, entra en este enlace.

L.V.C.: WAK ha facturado en 2020 más de 10 millones de euros. ¿Está lejos de desaparecer la afición a la lana? ¿Qué creéis que lleva a vuestros clientes a dedicarle tiempo a la confección de una prenda que podrían comprar ya confeccionada?

P.M.R.: Creemos que cada vez son más los que se animan a tejer y la comunidad seguirá creciendo gracias a los beneficios que aporta para desconectar y el valorar el trabajo que hay detrás de cada prenda que hace que las cuiden más y por lo tanto les dura mucho más tiempo que prendas compradas.

L.V.C.: WAK tiene presencia en 12 países, entre ellos España, pero el 95% de la facturación proviene de fuera del país. ¿De dónde proviene la mayor parte de la facturación de WAK?

P.M.R.: La mayor parte de nuestra facturación proviene de EE.UU, es nuestro principal mercado.

L.V.C.: Comentabas en el último congreso de Mamis Digitales del pasado año que en aquel momento, cuando lanzaste WAK, no había coste de oportunidad, aunque con tan solo 23 años y un paro juvenil del 40% en aquellos años tú contabas con un buen puesto de trabajo al que renunciaste para fundar tu empresa. Aunque si la idea te hubiera surgido tras el nacimiento de tu hijo ¿Crees que te hubieras lanzado al emprendimiento?

P.M.R.: Sí, siempre hay tiempo para todo y aunque tengo menos tiempo creo que es importante luchar por lo que uno cree aunque emprender es durísimo y hay que ser muy consciente del sacrificio enorme que implica a nivel personal.

L.V.C.: Una cosa que llama la atención es que el emprendimiento, aunque lleva mucho más tiempo que el trabajo por cuenta ajena, facilita la conciliación. Entre otras razones, por la flexibilidad, lo que llamaste OPCIONALIDAD, la tranquilidad de saber que si vienen mal dadas, puedes dejar de ir a la oficina al día siguiente. ¿Qué más ventajas tiene el trabajo por cuenta propia de cara a la conciliación?

P.M.R.: Es muy difícil. Más que el modelo de negocio, veo ventajas en que sea mi empresa porque yo me organizo el trabajo, el tiempo, no tengo un horario rígido que cumplir, no tengo que hacer ‘facetime’ en la oficina y, sobre todo, la gran ventaja es me llevo a mi hijo al trabajo… Es algo que se está popularizando mucho en EE.UU. Tengo la suerte de que mi hijo es muy bueno y apenas lloraba y es para mí la única manera de conciliar como tal: cuando volví al trabajo a los dos meses de dar a luz, para mí, poder tenerle en la oficina, seguir dándole el pecho y poder estar en las reuniones internas, fue la única manera de conciliar, pero sé que lo puedo hacer porque la empresa es mía. Si no, sería complicado explicarle esto a tu jefe. Eso sí, compatibilizar hijo, el trabajo y dormir es muy muy sacrificado, pero a mí me encanta.

L.V.C.: A cualquiera que haya criado te dirá que los hijos ponen tu vida del revés, te hacen evolucionar y te transforman. De todo lo que enseña la experiencia de la maternidad, y la interacción con nuestros hijos en particular, se extraen habilidades, competencias nuevas. ¿Cuáles de esas competencias son útiles para el emprendimiento?

P.M.R.: Una de las principales es aprender a organizarse mejor para poder llegar a todo.

L.V.C.: En el congreso de Mamis Digitales comentaste que «emprender es muy de ricos», por las consecuencias económicas que tienen los fracasos, infiero. Por eso la pregunta es obligada: ¿Emprender es para todos? ¿Qué crees que tiene que saber alguien que quiere emprender antes de embarcarse? ¿Cuáles son los mayores beneficios y los mayores peligros del emprendimiento?

P.M.R.: Somos últimamente muy cautos a la hora de animar a emprender. El emprendedor ‘nato’ tiene el gusanillo y le animo a hacerlo, ya que es una experiencia única, pero quien tiene dudas… mejor empezar estando seguro y siendo consciente de lo que implica: horas infinitas, al principio ni fines de semana, ni sueldo, ni vacaciones… al menos es lo que nos ha tocado vivir a nosotros. Hay que valorarlo todo muy bien y disfrutar mucho los aspectos positivos para que compense.