Blog

Jornada de Emprendimiento y Familia

El 1 de diciembre tuvimos una Jornada de Emprendimiento y Familia en Zaragoza, en el Patio de la Infanta de la Fundación Ibercaja.

Quisimos unir las dos visiones en una: Emprendimiento y Familia, porque a veces parece que la vida nos los quiere separar y las dos cosas tienen y pueden ir de la mano; porque no son opuestas y porque una puede alimentar  a la otra.

Fue una Jornada muy completa, muy intensa y, a pesar de todo se pasó volando y se quedó corta. Tanto ponentes como participantes lograron un ambiente cálido, cómodo y diría que entrañable, donde la familia fue el tema de fondo en cada una de las ponencias.

Cada uno de los ponentes aportó una visión y un contenido magnífico: Paloma de 7 pares de Katiuskas, Iñigo pirfano, Rita de Verker RRHH, Verónica de Kabuky, Begoña de Bambaladas, Pilar de Conectideas, Jara de BWAragón, Ana Periodista, Elena de 4 Mochilas, Marta de El Obrador de Ideas, Susana de Mamidiomas, Sara de Mamis y Bebés, Hector de Educación Informal, Jano entrenador de marca personal, Joanna de Experienciar y, por supuesto Ana que lo presentó y mantuvo todo el tiempo ese hilo conductor que nos hizo a todos sentir en casa.

El público también elevó el nivel con sus aportaciones que reflejaron realismo y momentos muy entrañables. Paloma nos hizo llorar varias veces y Isa con su intervención desde la butaca también.

Como resumen:

Creo que había muchas ideas, pero me quedo con algunas. La familia tuvo protagonismo y tuvo mucha fuerza:

  • Liderar con el ejemplo y dejando hacer a cada uno, sin imponer.
  • Somos normales y podemos sacar adelante nuestros sueños sin super poderes.
  • Hay que frenar para poder atender bien a lo que más queremos.
  • La pregunta, muy oportuna sobre conciliación o renuncia y las tres respuestas diferentes, pero muy acertadas: Elena “Elección”; Marta “Priorizar” y Susana “Renuncia voluntaria”.

En una sola frase, me quedo con la aportación de Isa en la respuesta a su hijo de “Mamá: ¿Tu te alegraste cuando yo nací?” “No solo me alegré, sino que el mundo de repente, se hizo mucho más bonito”. 

Me gustaría que realmente nuestro mundo sea mucho más bonito mirando a nuestra familia y que las soluciones que busquemos en nuestro trabajo en lo que hagamos, no nos aparten de ella.