Blog

La importancia de los valores inherentes al consumo, eje de la IX Jornada de Consumo y Familias del Gobierno de Aragón

La importancia de los valores inherentes en la forma de consumo fue el eje de la IX Jornada de Consumo y Familias del Gobierno de Aragón, que tuvo lugar el día 26 de noviembre de 2019 en la Sala Amparo Poch del Servicio Provincial de Sanidad (c/Ramón y Cajal 68 de Zaragoza). La cita, que tuvo una especial perspectiva de género respecto a otras ediciones, contó con la presencia de representantes los sectores económico, académico y social de la Comunidad Autónoma de Aragón.

La jornada tuvo como objetivo conocer y debatir sobre los problemas económicos y sociales de los consumidores y familias aragonesas, sus consecuencias y respuestas desde diferentes ámbitos. El acto estuvo inaugurado por María Victoria Broto, Consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales del Gobierno de Aragón, quien hizo especial hincapié sobre la toma de conciencia de los «valores que se transmiten con el consumo» en el seno de las distintas formas de familia, explicó. Asimismo, la consejera puso el foco sobre la importancia de la educación financiera de los más pequeños a través de la escuela, así como de la educación de los niños y niñas al respecto del consumo de manera global. Y es que, tal y como manifestó Broto, «desde el consumo estamos dando valores».

La jornada comenzó con la ponencia denominada “Mujer, economía y consumo”, impartida por María Jesús Lorente, Presidenta de la Asociación Aragonesa de Mujeres Empresarias y Profesionales ARAME. Esta licenciada en Derecho puso en cifras tres hechos: no puede haber economía sin mujeres, no puede haber mercado laboral sin mujeres y no puede haber consumo sin mujeres.

De esta forma, Lorente afirmó que, en el caso de que durante todo un día en España las mujeres no trabajaran con fuerza productiva activa, dejarían un hueco de 30 millones de euros en la economía. Además, tal como afirmó, si las mujeres no trabajaran durante un día, los sectores sanitario y educativo se verían resentidos, debido a que la mayoría de la fuerza de trabajo de tales sectores es femenina.

Las mujeres son esenciales en la economía debido a su fuerza de trabajo, pero también, sostiene la presidenta de ARAME, debido al hecho de que el 80% de la decisión de compra recae sobre las féminas. De hecho, en el caso de que las mujeres dejaran de consumir durante un día, el Estado dejaría de recaudar 304 millones de euros. Una cifras que, según afirmó la ponente, contrastan con el hecho de que, pese a que el consumo es mayoritariamente femenino, la economía está en manos masculinas.

Mutilar el cuerpo de la mujer para mantener el status familiar

La IX Jornada de Consumo y Familias continuó con la ponencia de Isabel Ortega, antropóloga, doctora y profesora del Master en Relaciones de Género de la Universidad de Zaragoza. Su disertación, titulada “Igualdad de género y consumo responsable” fue todo un recorrido transversal sobre los condicionantes económicos y sociales que la mujer ha experimentado a lo largo de la historia, y que han determinado tanto su posición en la sociedad y la economía, como en su forma de consumo. «La mujer ha portado el estatus de la familia a través de sus cuerpos», arrancó la ponente en referencia todas las modificaciones corporales que las mujeres han experimentado en pro de la preservación del estatus social: desde las mujeres de pies pequeños de China hasta la cirugía estética actual.

De esta manera, Ortega comentó que lo que ella denominó «mística de la feminidad» se ha pasado de basar en la «domesticidad» a ser basada en la belleza. Es decir, si hasta hace unos años el valor de lo femenino estaba en el desarrollo de las tareas del hogar, hoy lo está en el cumplimiento de una serie de estándares de belleza. En este sentido mencionó la «invención de enfermedades» que lleva a muchas mujeres a pasar por quirófano cuando se trata de características personales, como el tamaño o la forma de los senos o de la vulva, que ha empezado a entrar en el menú quirúrgico con gran fuerza.

La jornada concluyó con una mesa redonda en la que cuatro expertas de diferentes sectores respondieron a la pregunta “¿Deciden las mujeres cómo consumen sus familias?”. La primera en intervenir fue Khadidja Izidi Larbi, Presidenta de la Asociación Emir Abdelkader en Aragón, que puso sobre la mesa la importancia en la economía española del consumo de la comunidad musulmana española, que supera los dos millones de personas.

A esta intervención le siguió la de Carolina Llaquet Gómez, Técnica Territorial de FADEMUR en Aragón, que habló de los condicionantes y limitaciones en las familias del medio rural al respecto del consumo. Llaquet mencionó el hecho de que es la mujer la que afianza la población rural y la que lidera las iniciativas de emprendimiento, como las tiendas multiservicio de localidades pequeñas, esenciales si se tiene en cuenta que 130 localidades de Aragón no tienen ninguna tienda. La técnica de FADEMUR expuso el hecho de que 1 de cada 4 municipios aragoneses tienen menos de 100 habitantes, y que el 95% de los municipios tienen menos de 5.000 habitantes, lugares donde vive el 25% de la población total de la comunidad. La ponente comentó que para frenar ese vaciamiento del mundo rural, los emprendedores de estas localidades optan por lo que denominó “artesanía agroalimentaria”: pequeñas producciones locales de queso, cerveza artesana o conservas, entre otros.

La dificultad de acceso a una tienda se palía en parte gracias al e-commerce, tal y como mencionó la siguiente ponente, Natalia García, Jefa de Servicio de Comercio y Turismo en Cámara Zaragoza. Su intervención se basó en la necesidad de digitalización del comercio para su supervivencia, aunque también apuntó al peligro que supone el e-commerce en el desvío de los activos aragoneses al exterior, puesto que muchas de estas plataformas están radicadas fuera de la comunidad, por lo que los beneficios de sus ventas no se quedan en Aragón.

La mesa redonda concluyó con la intervención de Carmen Campos García, Coordinadora de RSC y proyectos de Educación de Fundación Ibercaja, que habló de la necesidad de educación financiera a lo largo de toda la vida, desde la infancia hasta la edad adulta.´

La IX Jornada de Consumo y Familia fue clausurada por Teresa Sevillano Abad, Directora General de Igualdad y Familias, y Pablo Martínez Royo, Director General de Protección de Consumidores y Usuarios.

Eje de la jornada

La IX Jornada de Consumo y Familia tuvo como ejes estas materias:

*Mujer, economía y consumo

*Igualdad de género y consumo responsable

*¿Deciden las mujeres cómo consumen sus familias?:

-Hábitos, ventajas, condicionantes y limitaciones en familias del medio rural y en familias de origen extranjero.

-Cambios en los hábitos de compra de las familias: del monedero al comercio electrónico.

-La importancia de la educación financiera de la mujer y su influencia en la economía familiar.